DE DÒNDE VIENE

".... se podía vivir, se podía dormir, con la puerta siempre abierta" (Letra:Ignacio Copani)

jueves, 3 de marzo de 2011

ACCIDENTES DE TRÁNSITO: CARTA DE UN PADRE, CUYO HIJO VOLVIÓ A NACER DESPUÉS DE LA TRAGEDIA EN 2007

Josè Daniel Joglar es de Balcarce, tiene 49 años, es docente y periodista deportivo, se desempeña como conductor de eventos deportivos de la ciudad de Juan Manuel Fangio y tiene una respetable trayectoria en importantes medios radiales y televisivos de la Provincia.

Hace casi 4 años, escribió una carta, relatando lo sucedido sobre el tremendo accidente de tránsito que sufrió su hijo, hoy de 15 años, y al cual sobrevivió, pero se cobró la vida de su mejor amigo, por entonces de 11 años. Aquí les dejo el relato de este padre, que mediante la justicia divina y de las leyes, propone que nunca más la tragedia vial golpee a nadie y es un simbronazo para que en el mundo tomemos conciencia de los peligros del tránsito.

También, hace 35 años, mi abuela sufrió un accidente de tráfico, pero en otra oportunidad les contaré el doloroso trauma que padeció, dado que en el mismo accidente falleció su cuñada.

GRACIAS Y CUIDADO

"Recuerdo la mañana húmeda y el marchar para la escuela con el pedido de comprar pescado a la vuelta. Antres de entrar con un mensajito Fcundo preguntaba si podía ir a retirarlo a la escuela. Contesté que era imposible pero mandé a su hermana María Julia previo llamado.

Al regresar a casa con los mandados hechos vi a Facu cambiándose para ir al club. Intenté torcer el rumbo de las cosas porque me parecía un día feo para estar al aire libre y propuse cambiar club por cyber... La respuesta fue... "queremos prepararnos para el próximo torneo" (de tenis)... Sonó el portero y allí escuche su voz por última vez... "¿subís o baja?... "que baje" fue la respuesta así que no vi ese día s Lucas... otro intento... "está feo"... "igual" fue la respuesta. Y allí van con sus sueños 2 niños... cargan toda la ilusión de niños, contentos de haber salido antes de la escuela con la posibilidad de encontrar la mejor cancha y tener más tiempo para entrenar...

Luego del almuerzo volví al trabajo y así marche al cruce de 226 y 55... al regresar de aquel lugar pasé frente al club y no los ví en las canchas ni viniendo del buffet entre los árboles por lo cual pensé que ya se habrían marchado... la tarde caía linda, estab soleado...

A los pocos minutos mientras charlaba con clientes, muy cerca aún del club, llegó ese llamado que no recuerdo bien quien realizó, para avisarme que algo había pasado ya que trataba de disimular la magnitud de la situación.

Sali disparado detrás de esa ambulancia a la que alcancé frente al Banco Provincia, gracias a que una mujer en su R6 no movió ya que dió paso a la ambulancia y yo pasé en rojo...

Me di cuenta que la cosa era muy grave cuando decirieon que la ambulancia entrara de contramano por la 30, igual yo ya venía rezando...

Alli pude gritarle Fuerza hijo!!! a ese espantapájaros de sangre y barro que pasaron presurosos frente a mí... a la vez de bendecirlo.

Allí siguió un trabajo titánico por mantener con vida a Facu... y fue llamar al pediatra, a la familia... ver el trabajo de los médicos y auxiliares desde un pasillo y apretar fuerte una estampita alcanzada por un alma generosa...

Después fueron llegando los familiares de Lucas pero yo ni sabía que había pasado... al rato el médico de guardia me indica que deben trasladar a Facundo a MdP a riesgo de que no llegue y ahí veo el abrazo de Norma y Luis e intuyo lo peor... una mirada y un enfermero que baja la vista me confirman el horror. Los sueños de Lucas fueron cercenados para siempre.

Fue darle un beso a esos padres y salir de nuevo tras la ambulancia rezando por llegar y por tener la chance del milagro...

Fue pedirlo a cualquier costo... fue ofrecer la propia vida a cambio... fue resignarnos a la entrega... fue entender que los 2 amigos podían llegar a marchar juntos... como esa mañana y comprender entonces que nada malo podría ya pasarles...

Luego fue aferrarnos al milagro del minuto a miniuto y rezar... rezar y rezar... allí, acá y en todos lados... mucha gente pidiendo, tirando buena vibra... y de a poco el milagro se fue dando. Y fue duro mentir... y fue más duro decir la verdad.

Paso el tiempo y el pedido de poder volver con Facundo se hizo realidad y desde entonces vamos tratando de dejar la pesadilla atrás. No se trata de olvidar, se trata de corregir... lo que pasó lamentablemente no puede ser corregido, no habrá nada que pueda volver todo atrás ni suma que pueda compensar tanta pérdida... tanto dolor!!! Hace 3 años ya pero parece que hubiese sido ayer... y la idea de repasar lo sucedido entonces tiene 2 sentidos... uno, decir gracias... a todos los que hicieron posible el milagro, la gente que llegó al lugar y cuidó de Facu, al personal del Hospital que fue en la ambulancia y realizó el primer traslado, a los médicos y auxiliares en el hospital, a Santiago Daguerre, a la gente que se sumó para apoyarnos... familia, amigos o desconocidos... a Elias Coronel, al Padre Gabriel, a quienes lo trasladaron a MdP y a quienes allí lo asistieron en el HIEMI, en especial al neurocirujano Dr. Roberto Aldinio, los Drs. Martín Forte y Liruzi, a la Dra. Gachi Ramos... a los médicos y enfermeros de guardia, de terapia intensiva, de terapia intermedia, de moderados B y de cada sector del Hospital y/o clínicas y centros de rehabilitación que visitamos...

Recuerdo cuando aún dormido le hablaba al oido pidiendo que solo se encargara de pasar la pelotita a la vez de pedirle a Lucas que permaneciera a su lado alentándolo como los había visto hacía una semana... Recuerdo cuando me llamaron de terapia en el momento que cada llamado es una puñalada al alma y fue para pedirme un cepillo de dientes y desodorante, la primer señal de sobrevida luego de tantas horas. Gracias. Recuerdo cuando despertó y lloro. Gracias. Recuerdo cuando hablábamos por apretones de manos y se me caen las lágrimas. Gracias. Luego charlamos, avanzamos y retrocedimos y volvimos a avanzar entre dolores y llantos... Se cumplen hoy tres años y seguimos luchando... Gracias Dios... gracias a todos!!!

Por otro lado el pedirle a quien causó este desastre que por respeto no maneje más, o al menos por el plazo que le impuso la justicia, que las autoridades velen que esto se cumpla, que cada uno de los encargados del control cumpla eficientemente su función y principalmente para que vos, que manejas un auto, una moto, una bici o simplemente andás caminando entiendas que el tránsito es peligroso y hasta mortal, por nuestra culpa... no por los demás... no seamos indiferentes al problema, no seamos irresponsables, no seamos infractores de la Ley... no seamos víctimas ni victimarios. PARA QUE LA TRAGEDIA NO VUELVA A GOLPEARNOS!!!! "

Josè Daniel Joglar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada