DE DÒNDE VIENE

".... se podía vivir, se podía dormir, con la puerta siempre abierta" (Letra:Ignacio Copani)

miércoles, 1 de diciembre de 2010

VICTORIA TREBBIANI, LEJOS DE LAS PISTAS Y EL PATIN, Y CERCA DE LA MÚSICA

La historia de la cantante quilmeña Victoria Trebbiani es muy singular porque a los 24 años la joven dirige su propia escuela de canto, tiene una banda y arremete con todo para tener la oportunidad de grabar su primer disco.
Desde hace dos años dirige la Escuela de Canto que lleva su nombre con 25 alumnos desde los 6 años hasta los 57, reside en Berazategui e integra su propia banda de dúos y espectáculos que hace furor en la zona Quilmeña.
La joven estudió vocalización con la hermana del cantante local Julio Lacarra, Chany Suárez, también con el prestigioso coach Sebastián Mellino en su academia y de técnicas vocales con Marcela Paoli, quienes integraron el staff de Operación Triunfo durante años y han preparado a varios jóvenes para lanzarse como interpretes. Aquellos conocimientos adquiridos le permitieron a Victoria volcarlos y transmitirlos a través de la docencia. "Tengo alumnos que quieren ser cantantes profesionales, otros que aprenden por placer y algunos como hobby, afortunadamente me está yendo muy bien y espero para el año que viene estamos pensado en poner otra academia más en Quilmes Centro porque ya no tenemos más lugar para quienes quieran sumarse por una cuestión de espacio. Empecé con esto sola y ahora se sumaron Matías Castellón en canto y armonía y Lucho Mussini que también trabaja haciendo shows. Casi todos los jueves nos presentamos en Acuarela, un bar de Quilmes y los viernes en Lunáticos, por lo que también llevo la actividad paralela como cantante en shows y eventos privados como fiestas y reuniones. Además actué en el teatro Lasalle, en La Máscara y en el Hard Rock Café de Recoleta", sostuvo Trebbiani, de 24 años.
Su carrera en la música empezó a los 12 años, cuando la gran admiración por Withney Houston, Lara Fabián y Patricia Sosa, la llevó a encarar diversos castings y cursos en academias de canto. En 2003 llegó al reality Escalera a la Fama, donde llegó a la semifinal de la preselección. Respecto de la experiencia vivida en aquella prueba televisiva, la joven quilmeña explicó: "Era muy chiquita,, tenía 17 años y me expuse a todos los nervios y presiones que genera una audición para un reality. Estuve con miles de jóvenes haciendo la fila y cada instancia que pasaba se hacía cada vez más difícil, porque uno de los profesores era quien me tomaba las pruebas escuchándome en una prueba ante cámara y nunca me había subido a un escenario profesional. Por más que no quedé fue una experiencia buenísima que se los recomiendo a todos los que tengan el sueño de cantar, llegar lejos y aprender. Todos los conocimientos que pude tomar allí me sirvieron para mi profesión y para la vida también. Me acuerdo que en el colegio me hicieron una mención por haber participado en Escalera a la Fama y varios de mis conocidos me había felicitado cuando me vieron en la tele. No me lo me olvido más, porque dejé de ser ´la chica que canta´y ahora me reconocen más por mi actividad en la escuela y por mis espectáculos en canto bar, porque a medida que pasó el tiempo se dieron cuenta que lo hago con profesionalismo y que me lo tomé en serio".
Sin embargo, Victoria no tiene antecedentes de familiares directos con la música, ya que su padre y su hermano son pilotos de autos y en su casa se respira el olor de los motores todo el tiempo. Alberto Bocha Trebbiani fue tricampeón de Turismo Promocional (actual Turismo Pista) entre 1997 y 2000 y su hijo Jorge, quien compite actualmente en Turismo Carretera y fue subcampeón de TC Pista en 2009, son los que apoyan el sueño y la realidad artística de Victoria. "Yo crecí en los autódromos y llegué a probar un kart y un TN cuando mi hermano Luciano corría, pero los autos no son lo mío a pesar de que mi papá no sabe hablar de otra cosa que no sea de fierros. Lo mío es el canto y la música, poder grabar un disco algún día, seguir transmitiendo mis conocimientos a mi alumnos y poder vivir a pleno de mis canciones. De mis viejos no tengo nada que decir, porque a pesar que no me dediqué a los fierros, ellos siempre me apoyaron de manera incondicional. Cuando mi papá me compró los instrumentos y todos los equipos para mi proyecto me dijo que si yo era feliz y e iba a encarar la actividad con profesionalismo, el iba a ser feliz y me iba a dar una mano en todo lo que necesitara. Y mi mamá es uan geniaporque fue la que se bancó todos las salidas a los castings a las 5 de la mañana, y no le importaba tener que dejar sus cosas para acompañarme y alentarme. Son excelentes personas que me arengaron a que me dedicara a full con la música y ellos saben que el deporte es un capítulo terminado en mi vida, ya que también hice patín profesionalmente desde los 4 a los 16 años, pero a los 12 años me propuse que quería ser cantante y acá estoy. Aunque parezca mentira, mi hermano Jorge, que es re fanático de los autos, ha venido a cantar varias veces conmigo, al igual que mi papá que interpreta todo el repertorio de Cacho Castaña , pero igualmente soy la única de los Trebbiani que se dedica a la música", contó la joven quilmeña.


FOTO: DIARIO POPUALR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada